Descarta la basura

Leamos el Salmo 51:1-12
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.
Salmo 51:10

Cuando entré en la cocina, vi un tacho de basura esperando ser removido. Mientras lo llevaba al bote de basura, consideré cómo la vida puede llenarse de basura: deseos egoístas, resentimientos, iras incontrolables, actitudes erróneas, deshonestidad, sentidos de culpa que nos afectan y nos afligen a nosotros y a otras personas.

Descartemos de nuestro corazón y vida todo lo que nos hace daño

Al llegar hasta ese punto, la basura dentro de nosotros/as necesita ser descartada.
Hay un momento y una forma apropiada para desechar la basura espiritual que se acumula en nuestras vidas.

Hace muchos siglos, el salmista escribió sobre la aflicción en su vida y en su corazón. Él reconoció la presencia de la aflicción en su vida y la necesidad de eliminarla. Desde lo profundo de su corazón, clamó: «Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu». Esa oración sigue siendo importante para nosotros/as.

Cuando la basura se acumula en el corazón, Dios nos ofrece la forma de desecharla de manera que no haya serias consecuencias.

Oración:
Amado Dios, remueve la basura de nuestras vidas,
limpia nuestros corazones por medio de Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Pensamiento para hoy:
Renuévamelo cada día oh Dios Cada día, Dios nos ofrece un corazón nuevo y limpio.

Dejemos nuestro corazón limpio como los bebes

 Oremos juntos:
Por quienes sufren de sentimientos de culpa.

 

Escribenos queremos saber de ti Gracias por escribirnos

Ir a Reflexiones y Poemas