Estas Bendiciones te alcancen a ti y los tuyos
La Sagrada Palabra de Dios para ti, esta aquí.
¿Qué es la Transformación Interior?

El propósito de la Transformación  Interior

La Palabra de Dios es fiel y verdadera Como cristianos, todos hemos tenido la experiencia descrita de manera dramática por San Pablo en su carta a los Romanos capitulo. 7

Que la luz de Dios brille20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.
Que la luz de Dios brille21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal esta en mí.

Que la luz de Dios brille22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;  
Que la luz de Dios brille23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva     cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
Que la luz de Dios brille24  ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

Que la luz de Jesucristo te ilumine Lo que aquí descubrimos es lo siguiente:

Que la luz de Dios brillea) Conscientemente yo quiero seguir el camino de Dios
Que la luz de Dios brilleb) Espiritualmente me deleito en la presencia de mi Señor
Que la luz de Dios brillec) Subconscientemente mi estructura de carácter, está incapacitada para responder al llamado de Dios al unísono con todo mí ser.
Esta descripción de la lucha interna, corresponde a la enseñanza del mismo Pablo; que el ser humano está constituido por cuerpo, alma y espíritu.

Esta es la realidad de la mayoría de nosotros, ciertamente en Cristo somos nuevas criaturas; pero nos queda por delante el camino de nuestra santificación.
Que es simplemente el proceso de morir a nosotros mismos, de manera que en todas esas áreas oscuras de nuestro corazón; pueda irse manifestando la luz admirable de la Gracia de Dios.
Repitiendo el concepto de la reflexión anterior; podemos decir que nuestra estructura de carácter fue moldeada por todo lo que recibimos y vivimos en nuestros años formativos.

Que la luz de Jesucristo te ilumine Que camino seguir, para que la salvación de Jesús, alcance esas áreas de mi vida?

Dios tiene infinitas maneras de transformarnos, pero en esta ocasión descubriremos un camino; el cual basado en su Palabra nos guíe en este proceso de santificación.

Muchos tenemos la tendencia de llamar a este proceso “Sanación Interior”,
Sin embargo no importa el nombre que se le dé, lo importante es que el concepto sea entendido y aplicado.

La palabra Sanación sugiere que algo que estaba roto o arruinado puede ser reparado; pero debemos aclarar que el Señor no tiene intenciones de reparar nuestra alma (estructura de carácter) Jesús decía que eso sería similar a poner un remiendo nuevo en un vestido viejo.
Dios tiene una sola y categórica respuesta al pecado:
“El alma que peca morirá” Ezequiel 18:4 He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.

Cristo murio ahí por ti, por mi, por la humanidad La buena nueva de nuestro Señor Jesucristo es que Él, por nosotros se hizo pecado venciendo a la muerte en la cruz liberándonos así del pago establecido por Dios para todo aquel que peca.
Pero de nuevo repetimos, la cruz no es automática; sino que requiere una acción totalmente voluntaria y consiente del pecador, (conversión) para recibir las Bendiciones del sacrificio del Señor Jesús quien pagó por nosotros.

Por eso cuando encontramos en nosotros una estructura pecaminosa, no basta únicamente verla, dolerse o perdonar, sino que también debemos llevarla a la muerte en la cruz del Señor Jesús. Romanos 6:11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.
 
El propósito de Dios es destruir nuestros hábitos carnales y reemplazarlos con nuevas estructuras que nacen del corazón mismo de su hijo resucitado.
Por tanto “no hay sanación del alma” lo que hay es muerte y resurrección a una nueva vida.
Sin la cruz no existe transformación (o sanación si así se le quiere llamar).
El camino a la vida es el camino a la muerte (de si mismo). Juan 12:24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

Algunos se refieren a este proceso como:
Que la luz de Dios brilleSanación de las emociones dañadas.
Que la luz de Dios brilleSanación de memorias.
Que la luz de Dios brilleSanación del corazón.

Ninguno de estos términos es adecuado ya que no estamos confortando ó sanando un desequilibrio emocional, sino que estamos evangelizando, santificando y transformando nuestra naturaleza caída; en la naturaleza del Señor, de manera que la Iglesia entera llegue a su madurez y así alcanzar la estatura de Cristo. Efesios 4:13-15 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.

Que la luz de Jesucristo te ilumine Pasos a seguir para iniciar el proceso

Básicamente el proceso se lleva a cabo cuando nos escuchamos el uno al otro, hasta que Dios nos permite ver lo que hay en nuestra naturaleza que necesita encontrar la muerte en la cruz.

En muchas ocasiones nuestro ser exterior piensa que ya perdonó; pero a través de diálogo, consejería y oración, descubrimos que ese perdón aún no es completo; principalmente cuando lo damos a aquellos seres, los cuales jugaron un papel determinante en nuestros años formativos.

Es posible que patrones de conducta adoptados en nuestra infancia, aún nos hagan actuar de manera infantil 1ª Corintios 13:11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

O quizá sea alguna raíz de amargura que ha retoñado, y nos hace contaminar a otros y cosechar dañinas consecuencias, las cuales no podemos ni siquiera explicar a no ser después de entrar en un proceso de oración y consejo.

Que la luz de Jesucristo te ilumine A) – Ver

Descubrir y aceptar la existencia de viejas emociones (celos, envidia, resentimientos etc.) y estructuras defectuosas de carácter en nuestro corazón (egoísmo, insensibilidad, venganza, vanidad, etc.)

Siendo este el primer paso, es aquí donde experimentaremos dos situaciones especiales:

Resistencia de volver a vivir aquellos momentos, que pudieron ser muy dolorosos.
Recordemos que desde niños hemos aprendido a levantar murallas de protección contra daños y abusos (Corazones de piedra); al mismo tiempo que nos hacíamos juramentos de tomar ciertas actitudes para que esas situaciones no se repitieran (Los votos internos).

En casos de conducta compulsiva ó negación sistemática, se podrá sospechar alguna acción demoníaca tratando de bloquear la acción de Espíritu Santo. .
Por tanto es conveniente tener un momento de oración, invocando el poder liberador de la Sangre del Señor Jesús.

Que la luz de Jesucristo te ilumine B) – Arrepentirse

Los psicólogos afirman que nosotros estamos condicionados por lo que nos pasó en nuestra niñez, en esencia eso es echar la culpa a nuestros padres.
Pero nosotros como cristianos podemos asumir la total responsabilidad de cómo vamos a reaccionar ante todo lo que nos sucedió.

Veamos un pequeño ejemplo:

Si mi padre me abandonó cuando niño; y por falta de un modelo masculino en mi vida, soy una persona con grandes problemas para aceptar disciplina, ya sea en mi hogar, mi comunidad ó en mi trabajo.
Ningún bien resultará si me paso echando culpas a otras personas “Yo soy así por culpa de mi papá”.
Es necesario que llegue a reconocer como un verdadero problema mi conducta, y resuelva ser diferente.
De nada servirá identificar los pecados de la infancia, si no hay arrepentimiento.

Motivo de alerta El arrepentimiento no es un sentimiento ni un barril de lágrimas.

Arrepentirse es el dolor de haber ofendido a otros debido a lo que está arraigado en nuestro corazón; y por lo que hemos hecho.
Es la disponibilidad de morir a lo que somos y hemos sido, y permitirle a Dios que cambie nuestro ser; para transformarnos en lo que Él quiere que seamos.

Que la luz de Jesucristo te ilumine C) – Ir  a la Cruz

No basta ver mi pecado y sentirme acongojado, tampoco basta perdonar y ser perdonado.
Cristo murio ahí por ti, por mi, por la humanidad ¡No! los hábitos que hemos formado en reacción a todos aquellos que nos han dañado deben venir a la cruz.
El siguiente paso es orar (de preferencia en voz alta) y de manera específica, por todo aquello por lo cual necesitamos ser perdonados, y así traer a la cruz cualquier patrón de conducta que hemos podido ver. Colosenses 3:9-10 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno.

Aún así estas prácticas no mueren fácilmente, se deberá pedir al Señor que nos conceda perseverancia y paciencia; para sostener estas cosas al pie de la cruz, hasta que mueran y ya no ejerzan control sobre nuestros actos y emociones.

Por tanto para que la crucifixión de nuestros hábitos pecaminosos sea verdaderamente efectiva, se requiere de nuestra parte, tener la voluntad de dejarlo ir; y desear ser la tierra fértil que pueda guardar la semilla y dar abundante fruto. Lucas 8:5-15 El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, y fue hollada, y las aves del cielo la comieron. 6 Otra parte cayó sobre la piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad. 7 Otra parte cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella, la ahogaron. 8 Y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto a ciento por uno. Hablando estas cosas, decía a gran voz: El que tiene oídos para oír, oiga. 9 Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Qué significa esta parábola? 10 Y él dijo: A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan. 11 Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. 12 Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven. 13 Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan. 14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. 15 Mas la que cayó en buena tierra, estos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Que la luz de Jesucristo te ilumine D) – Amar para traer a otro a la vida

San Pablo en su carta a los Gálatas les decía “mis hijos por quienes estoy de nuevo en dolores de parto hasta que Cristo sea formado en Uds.” Gálatas 4:19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros.

Indicando así que el proceso de alcanzar la madurez en Cristo no sucede sin contratiempos.
Crecemos, alcanzamos una victoria, luego nos caemos, nos levantamos, volvemos hacia atrás y así sucesivamente.

Esa es la verdadera razón por la cual necesitamos formar con nuestro cónyuge una auténtica comunidad orante centrada en Cristo, también participar de un grupo de apoyo ó grupo de oración que nos ayude, en donde hayan hermanos que sean capaces de caer de rodillas para interceder por nosotros, hasta que alcancemos cierto grado de madurez y libertad y podamos ayudar a otros a iniciar su proceso, mientras nosotros continuamos el nuestro.

Debemos estar advertidos que, cuando alguien no quiere transformar su manera de ser y actuar; tenderá a criticar y atacar a todo aquel que trate de ayudarle y traerlo a la vida.

 No por esto dejaremos de interceder y amarlo hasta ver en esa persona, la misma imagen de Cristo.

Que Su Santo Espíritu te guie siempre Que el Dios de amor de paz y de luz haga resplandecer su Santo Espíritu sobre ti, te colme de abundantes Bendiciones, para que sean Santificados por medio tuyo tu y tu casa.

Dios le colme de sus infinitas Bendiciones y haga resplandecer su Rostro y Su Santo Espíritu los ilumine siempre.

La Paz de Dios sea por siempre contigo y te Bendiga.
 En Cristo Jesús, Así sea.

Amen y Amen

Que sea la luz de Cristo la que alumbre tú senderoQue sea la luz de Cristo la que alumbre tú senderoQue sea la luz de Cristo la que alumbre tú senderoQue sea la luz de Cristo la que alumbre tú senderoQue sea la luz de Cristo la que alumbre tú senderoQue sea la luz de Cristo la que alumbre tú senderoQue sea la luz de Cristo la que alumbre tú sendero

Ahora es tu Día Apreciado(a) lector(a) si usted aún no ha recibido a Cristo como su Salvador personal, acéptelo en este momento, déle entrada en tu corazón y en su alma, y Él escribirá su nombre en el libro de la vida… Entra aquí

Señor eres mi Dios... Acudo a Tí Señor Dios de los cielos estamos ante tu Divina presencia para implorarte humildemente escuches nuestras plegarias expuestas ante ti en esta página. "Ven y Ora con Nosotros"

Si necesitas de ayuda, estas pasando por momentos de crisis o tienes pedidos de Oración, escríbenos a: peticiones@tunuevaalegria.com.ve donde gustosamente atenderemos tus peticiones.

Aprende más de DiosAmado Lector(a) de esta página: Ahora tienes la oportunidad de aprender más de la Sagrada Palabra del Señor por medio de nuestros Estudios Bíblicos. Entra y conócelos

Escribenos

Deja que su Luz te alumbre