Estas Bendiciones te alcancen a ti y los tuyos

Dios Habla a los Pastores

La Sagrada Palabra de Dios para ti, esta aquí.

Cita Bíblica Ezequiel 34

“Vino a mí palabra de Jehová diciendo: Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; Profetiza y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? Ezequiel 34: 1 y 2

Amados en Cristo Jesús: Siempre he exhortado a los cristianos nacidos de nuevo a ser obedientes a sus pastores, a orar por ellos, por sus esposas y sus hijos, por sus ministerios, y siempre he recomendado a la obediencia, a la sujeción de la autoridad. 

Hoy yo le pedí a Dios palabra para escribir una reflexión, y Dios me dijo: Escribe a los Pastores…

Jesús es el Buen Pastor y su vida dio por sus ovejas El diccionario define la palabra Pastor como: “Persona que: Guarda, Guía y apacienta el ganado”.
Es responsabilidad de los pastores guardar al rebaño, es decir, las ovejas, todos aquellos que nos congregamos en el nombre de Jesús. 
Guardar es proteger, el Pastor protege a sus ovejas viviendo en Santidad, siendo obediente a la voz de Dios, y guardando todos sus mandamientos. 
Pues todos sabemos que si la cabeza cae, todo el cuerpo cae.

Los pastores deben guiar a sus ovejas por medio de la Palabra de Dios. No de doctrinas, no de religiones, no de palabras de hombres, sino de la Palabra de Dios, que es la lámpara que Dios nos dejó para que no nos perdamos.
Apacentar significa Dar pasto al ganado, pero también significa Dar alimento espiritual, educar, instruir. 

Esta reflexión es un llamado al arrepentimiento a todos aquellos pastores que no están cumpliendo con Dios, ni con sus ovejas.
La Palabra de Dios te dice así “Comes la grosura, y te vistes de la lana, la engordada degolláis, mas no apacientas a las ovejas” Ezequiel 34:3
Algunos pastores se dejan llevar por la situación económica de sus ovejas, y sienten cierta predilección por aquellas que tienen mucho dinero, “degollan a la engordada”. 
Dios demanda de esos pastores que apacienten a las ovejas, que les den alimento espiritual, que no busquen enriquecerse económicamente sino que busquen apacentar a todas y cada una de las ovejas que Dios puso en sus manos, a su cuidado.

La Palabra de Dios te dice así “No fortaleciste a las débiles, ni curaste la enferma; no vendaste la de pierna quebrada, no volviste al redil a la descarriada, ni buscaste la perdida, sino que te has enseñoreado de ellas con dureza y con violencia”. Ezequiel 34:4
Jesús es el Buen Pastor y su vida dio por sus ovejas Jesucristo, nuestro buen pastor, nos enseño que el buen pastor debe dar su vida por sus ovejas. Jesús no lo dijo en el púlpito, Jesús murió verdaderamente por nosotros.
También nos enseñó que el buen pastor deja a las 99 ovejas y va a buscar aquella que se le había perdido. 
Dios demanda de sus pastores que sean personas obedientes, que tengan verdadero amor por las almas, que quieran ser instrumentos de Dios para sanar las heridas de todos aquellos quebrantados de corazón que quizás como último recurso de su vida, entran a la iglesia a buscar a Dios.  
Todo aquel pastor que no ha sido sensible al dolor y sufrimiento de algunas de sus ovejas, reciba este llamado de Dios.

La Palabra de Dios te dice así “Y andan errantes por falta de Pastor, y son presas de todas las fieras del campo, y se han dispersado.” Ezequiel 34:5
¡Que responsabilidad tan grande tienen los pastores! De cada una de las ovejas que Dios puso en sus manos, tendrán que dar cuenta. 
Que terrible que Dios habla a los pastores, diciéndoles que sus ovejas no tienen pastor, y son devoradas por las fieras del campo, esto es, el mundo y sus deseos.
Por ello, yo me maravillo de los buenos pastores, que luchan contra la corriente del mundo, por guiar a sus ovejas.
Si tu oveja se ha ido, es responsabilidad tuya buscarla, exhortarla al arrepentimiento y orar por esa persona con gemidos indecibles, pues esto es lo que Dios estipula que un pastor debe hacer.
Es muy importante que los pastores reconozcan que ninguna persona que ponga un pie dentro de su iglesia, es por casualidad.
Dios lleva los pasos de cada una de las personas que entran a nuestra iglesia, y es responsabilidad del Pastor detectar la carencia espiritual y suplir pan y alimento físico y espiritual, tanto como sea necesario, hasta que la oveja se fortalezca.

La Palabra de Dios te dice así “Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas”. Ezequiel 34:6
Amados, aunque esta escritura se aplica perfectamente a los judíos dispersados por el mundo,  también es aplicable a todas las ovejas que entran a las congregaciones, luego se van y vuelven al mundo, y no hay nadie que les busque, que les exhorte, no hay pastor que de su vida por ellas.
Si este es tu caso, por favor, arrepiéntete, y vuélvete a tu Primer amor, Ese que inflamó tu corazón de amor el día que te hizo el llamado para ser pastor.

La Palabra de Dios te dice así Ezequiel 34:7-10 “Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová: (34:8) Vivo yo, ha dicho Jehová el Señor, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas; Por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová:Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré a  mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida”. 
Cuantas veces hemos visto pastores que se suben a las estrellas y de ahí les baja el Señor.

Las ovejas no le pertenecen al pastor, sino a Dios.

Por eso, amados pastores, busquen la obediencia a Dios por sobre todas las cosas.  Aquel pastor que crea estar firme, cuídese de no caer. 
Pues yo puedo imaginarme lo que es que Jehová Dios de los ejércitos esté contra uno. 
¡Terrible cosa es caer en las manos del Dios vivo!

Pastores, en el nombre de Jesús yo les exhorto a no caer en las tentaciones de las riquezas de este mundo, pues Jesús nos alertó que éstas se corrompen y son polvo, comparadas con las riquezas de nuestro Padre celestial, nuestras mansiones en los cielos, nuestras riquezas en gloria. 
Si hay alguno que no quiere escuchar la voz del Señor, prepárese entonces, para la caída.
Para todas aquellas ovejas que han sido víctimas de pastores que abusan, pastores que han dejado a su primer amor para irse en pos de dioses ajenos, también Dios tiene palabra para ustedes

La Palabra de Dios te dice así “Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo mismo iré a buscar a mis ovejas, y las reconoceré. Como reconoce el pastor a sus ovejas el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré  mis ovejas,  y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas en el día nublado y de la oscuridad”. Ezequiel 34:11 y 12
Este es un llamado a recordar… Otra vez les digo… Pastores tus ovejas no son tus ovejas, son las ovejas de Dios, por lo tanto, como buen mayordomo, algún día darás cuenta de todas las ovejas que tu Patrón puso en tus manos. 
Oveja, cumple con tu papel de ser oveja, dócil y obediente a la voz del Señor, tu verdadero pastor, y deja que Dios haga justicia, pues suya es la venganza, no nuestra.
Dios tiene muchas promesas para las ovejas víctimas de pastores olvidadizos, los pastores que abusan y a aquellos que no recuerdan más para que han sido llamados.

La Palabra de Dios te dice así “Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas y en todos los lugares habitados del país. Y en buenos pastos las apacentaré”. Ezequiel 34:13 y 14.
Amados, recuerden que antes del castigo viene la advertencia, y que antes de que desfallezcamos, viene la respuesta de Dios.
Si tú estas en una de las dos caras de esta moneda, es decir, si eres pastor que ha olvidado o desamparado a sus ovejas o a Dios, o tu oveja que ha sido lastimada, ¡Reconoce las promesas que Dios tiene para ti!

Pues aunque a los pastores no les sea agradable oír la voz de Dios, eso no cambia en nada la promesa o profecía que Dios hace a los pastores en este capítulo del libro de Ezequiel, por tanto, yo les exhorto al arrepentimiento, y a volver a los orígenes, que son la Palabra de Dios.

Vuelvan a tomar el llamado que Dios les hizo en un momento de sus vidas, recuperen a las ovejas lastimadas, pidan perdón, sanen las heridas de las ovejas que van llegando, llénenles de amor y de la palabra de Dios, apaciéntenlas. 
Pues estas son las palabras que Jesús le dijo a Pedro, es decir, a todos los Pastores:
La Palabra de Dios te dice así “Simón, hijo de Jonás, ¿me amas mas que éstos? Le respondió: Sí, Señor, tu sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta a mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor, tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.  Le dijo por tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿me amas? Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tu sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.” Juan 21:15-17
Un cordero es el hijo de la oveja. También se define como cordero al hombre manso, dócil y humilde, como Jesús fue.  Los pastores deben proveer alimento espiritual tanto a las ovejas, como a sus hijos.  Deben pastorear a las ovejas, y apacentar a los hijos de éstas. ¡Deben dejar a los niños ir a Jesús!
¡Cuanta responsabilidad tienen los pastores delante de Dios!  Por eso, exhorto a toda oveja a orar por sus pastores, para que Dios les ayude a cumplir con la comisión que Jesucristo les dejó, por medio de estas duras palabras que habla a Pedro: Si el pastor ama a Jesús, debe obedecerle. El buen pastor es el que su vida da por las ovejas.

La Palabra de Dios te dice así “Y vosotras, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor”. Ezequiel 34:31

Que la luz de Dios te ilumine ¡Que el Dios de los ejércitos haga resplandecer su Rostro sobre ti! Que su palabra penetre hasta las coyunturas de todo aquel que necesite en esta hora escuchar a Dios hablar, es mi oración.

Que la luz de Dios te ilumine Que Jesús nos lleve de su mano por nuestro andar por la tierra es mi deseo como pastor, y que nunca nos apartemos del camino que Dios ha trazado para cada uno de los que leen estas reflexiones, en Cristo Jesús, así sea.

¡A Él sea la honra, honor y majestad!

 Que el Dios de paz de luz y de amor derrame su Santo Espíritu sobre ti y haga resplandecer su Rostro sobre toda tu obra y derrame abundantes Bendiciones en tu congregación, hogar y familia. 

Amen

Que sea la luz de Cristo la que alumbre tú sendero

En Cristo Jesús, Así sea.

Amen y Amen

 

Ahora es tu Día Apreciado(a) lector(a) si usted aún no ha recibido a Cristo como su Salvador personal, acéptelo en este momento, déle entrada en tu corazón y en su alma, y Él escribirá su nombre en el libro de la vida… Entra aquí

Señor eres mi Dios... Acudo a Tí Señor Dios de los cielos estamos ante tu Divina presencia para implorarte humildemente escuches nuestras plegarias expuestas ante ti en esta página. "Ven y Ora con Nosotros"

Si necesitas de ayuda, estas pasando por momentos de crisis o tienes pedidos de Oración, escríbenos a peticiones@tunuevaalegria.com.ve donde gustosamente atenderemos tus peticiones.

Aprende más de DiosAmado Lector(a) de esta página: Ahora tienes la oportunidad de aprender más de la Sagrada Palabra del Señor por medio de nuestros Estudios Bíblicos. Entra y conócelo

 

Escribenos

Deja que su Luz te alumbre

 

Ir a Predicas