Estas Bendiciones te alcancen a ti y los tuyos

Al borde de la grandeza

A la Luz de la Sagrada palabra de Dios Cita Bíblica: Basado en Números Capítulos 13 y 14

INTRODUCCIÓN:

Dios desea que toda iglesia auténtica entre en la grandeza.

Grandeza significa servicio máximo en el ámbito de la iglesia.
Que una iglesia entre o no en la grandeza se decide en un punto muy significativo, un lugar llamado el borde de la grandeza.
Ese borde se encuentra en la intersección de la oportunidad y la elección. Hay ejemplos Bíblicos muy modernos más que suficientes de las iglesias que hicieron frente a la elección.
La iglesia de Dios del Antiguo Testamento estuvo al borde de la grandeza en un momento dramático e inevitable.
Indudablemente Dios les había llevado a ese momento. Jehová había enviado las 10 plagas, les había llevado a través del Mar Rojo y provisto un éxodo.
Dios les había prometido una nueva tierra. No obstante, al borde de la grandeza dejaron de creer.
Con una evidencia abrumadora del poder de Dios tras ellos, de repente dejaron de creer en Dios y de esforzarse por avanzar.
De los 12 espías que investigaron la grandeza de su mañana, 10 dijeron que no podían hacerlo.
Este episodio fue registrado como ejemplo para nosotros y lo hallamos en:
Leelo aqui 1ª Corintios 10:11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. 
Hebreos 3:17-19; 4:1-11
<3:17> ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 
<3:18> ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron?
<3:19> Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.
<4:1> Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.
<4:2> Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.
<4:3> Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: Por tanto, juré en mí ira No entrarán en mi reposo; aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo.
<4:4> Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.
<4:5> Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo.
<4:6> Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia,
<4:7> otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones.
<4:8> Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día.
<4:9> Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.
<4:10> Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.
<4:11> Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.


PROPOSICIÓN:

Esta iglesia está en el mismo borde de la grandeza. La evidencia de nuestro pasado muestra la definida dirección de Dios. Hemos de decidir si esforzarnos hacia la grandeza o retirarnos a un desierto de mediocridad.
Veamos las enseñanzas de este pasaje para nosotros hoy.

1.- HEMOS DE EXPLORAR LA GRANDEZA CON CUIDADO

1.1.- Dios nos permite tener una visión de la grandeza: Envía tus hombres para que reconozcan la tierra. Números 13:2 Eligieron líderes representativos para ver la grandeza que Dios había prometido.
La función del liderato es explorar la visión de mañana y obtener una palabra para dirección de Dios hoy.

1.2.- Debemos explorar a fondo las promesas Divinas de grandeza:
Números 13:17- 27 Los envió, pues, Moisés a reconocer la tierra de Canaán, diciéndoles: Subid de aquí al Neguev, y subid al monte, 18 y observad la tierra cómo es, y el pueblo que la habita, si es fuerte o débil, si poco o numeroso; 19 cómo es la tierra habitada, si es buena o mala; y cómo son las ciudades habitadas, si son campamentos o plazas fortificadas; 20 y cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si en él hay árboles o no; y esforzaos, y tomad del fruto del país. Y era el tiempo de las primeras uvas. 21 Y ellos subieron, y reconocieron la tierra desde el desierto de Zin hasta Rehob, entrando en Hamat. 22 Y subieron al Neguev y vinieron hasta Hebrón; y allí estaban Ahimán, Sesai y Talmai, hijos de Anac. Hebrón fue edificada siete años antes de Zoán en Egipto. 23 Y llegaron hasta el arroyo de Escol, y de allí cortaron un sarmiento con un racimo de uvas, el cual trajeron dos en un palo, y de las granadas y de los higos. 24 Y se llamó aquel lugar el Valle de Escol, por el racimo que cortaron de allí los hijos de Israel. 25 Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días. 26 Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra. 27 Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella.
Ellos examinaron todos los aspectos de lo que Dios había prometido. Se tomaron suficiente tiempo, 40 días. Vieron la realidad de una tierra llena de promesas.
De forma similar esta iglesia ha tenido años para considerar todo lo que Dios puede hacer. Hemos visto Su fidelidad pasada y debemos creer en Su provisión futura.

1.3.- Los dirigentes deben traer evidencia de futura grandeza: versículos 22 y 23 Aquellos volvieron trayendo evidencias tangibles de que las promesas de Dios eran tan ricas y estaban tan a punto como Él había dicho.
Los líderes de esta iglesia han explorado cuidadosamente la provisión que Dios ha hecho para nuestro futuro.

2.- DEBEMOS CRUZAR HACIA LA GRANDEZA

Todos deben ver la evidencia de grandeza para el futuro. Cada uno de los 12 espías Hebreos volvió con el mensaje de que la tierra era tan buena como Dios había dicho versículo 27.
Era innegable que había Bendición por delante de ellos si cruzaban al otro lado y la tomaban. Pero en este punto surgió la diferencia de opinión.

2.1.- Para muchos el peligro sobrepasa la Bendición de la grandeza: versículo 28 Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. 29 Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.
30 Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. 31 Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. 32 Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

Volvieron con un mal informe sobre personas y la situación. Vieron lo imposible y contaron lo imposible.
El primer informe es siempre “vimos allí gigantes”. Las estadísticas están casi siempre en contra del progreso.
Cuando su negativismo original no fue suficiente, empezaron a imaginar que las cosas eran peores de lo que eran en realidad.
La tierra traga a sus habitantes, todos son gigantes, parecíamos langostas a su lado versículos 32,33
La esencia de su informe era aplazamiento, vacilación, resistencia, espera, divagación y volver atrás. La incredulidad espera siempre la ocasión más conveniente.
Estaban todos por la conquista, pero no entonces. Eran positivos en tanto no se viesen a la orden inmediata de avance.
Esta iglesia podría tomar esa actitud. Hay gigantes de incertidumbre financiera, futuros desconocidos y sombras no detectadas que no podemos ver.
Podríamos decir que estamos a favor de hacer una gran iglesia, pero no precisamente ahora.

2.2.- Para algunos la Bendición sobrepasa el peligro; pero en el  versículo 30 Caleb dijo: Tomémosla... podemos.
No es lo que ve el ojo, sino la persona que está detrás de ese ojo lo que cuenta.
Caleb dijo repetidamente: Jehová... nos introducirá... nos entregará la tierra... no temáis... con nosotros está Jehová Capítulo 14 Versículos: 8,9
Josué y Caleb vieron también los gigantes, pero vieron a Dios más grande que los gigantes. Ellos sabían que el Dios que les condujo hasta allí no les abandonaría al borde de la grandeza.
Esta iglesia ha llegado hasta aquí porque ha tenido personas que le han dicho: Podemos... Sigamos adelante. Eso continúa siendo cierto hoy y mañana.

3.- HAY CONSECUENCIAS CUANDO REHUSAMOS CRUZAR HACIA LA GRANDEZA

3.1.- Cuando una iglesia renuncia a la grandeza, se vuelve hacia sí misma: Números Capítulo 14 contiene un informe completo de quejas autodestructivas que caracterizaron a la iglesia del Antiguo Testamento cuando rehusó la grandeza.
Una iglesia que se entrega al crecimiento, conquista la visión, no la mezquindad, analiza todo sin discusiones sobre procedimientos, políticas y a la conservación de su estatus presente.
 
3.2.- Cuando una iglesia rehúsa la grandeza, desea volver atrás: Capítulo 14 Versículo 24
Al borde de la grandeza una iglesia puede decidir dar la vuelta y retroceder. Pero ¡No podemos volver atrás!
Israel deseó de repente volver a Egipto: ¡los buenos viejos tiempos de esclavitud y de hacer ladrillos! Pero fueron retenidos en un desierto de peregrinación durante 40 años de oportunidad perdida. Eso acabó con una generación.
Una iglesia no vuelve a la forma en que estaba. Cuando una iglesia dice no a la grandeza hay años de muerte y declive lentos.

3.3.- Más tarde, la iglesia no puede alcanzar la grandeza aunque quiera: Versículos 40-42 Y se levantaron por la mañana y subieron a la cumbre del monte, diciendo: Henos aquí para subir al lugar del cual ha hablado Jehová; porque hemos pecado. 41 Y dijo Moisés: ¿Por qué quebrantáis el mandamiento de Jehová? Esto tampoco os saldrá bien. 42 No subáis, porque Jehová no está en medio de vosotros, no seáis heridos delante de vuestros enemigos.
Cuando nos damos cuenta que hemos perdido la grandeza, el pueblo de Dios puede intentarlo por su propia cuenta.
Hay una oportunidad que debe ser atrapada. Si la rechazamos, Dios no va con nosotros Versículo 42.
En nuestra propia ciudad o País  hay iglesias que han perdido su oportunidad y Dios no les abre más la puerta del futuro.

CONCLUSIÓN:

Confiamos en Dios que esta iglesia elegirá la grandeza. Tú Puedes responder de tres formas:
Oración.
Participación. Cuando seas llamado a servir y trabajar.
Sacrificio. Cuando sea el momento de dar.

Que la paz de Dios y Su Santo Espíritu te guien siempre... Amen

Dios te colme de sus infinitas Bendiciones

Amen.

 

Ahora es tu Día Apreciado(a) lector(a) si usted no ha recibido a Cristo como su Salvador personal, acéptelo en este momento, déle entrada en tu corazón y en su alma, y Él escribirá su nombre en el libro de la vida… Entra aquí

Señor eres mi Dios... Acudo a Tí Señor Dios de los cielos estamos ante tu Divina presencia para implorarte humildemente escuches nuestras plegarias expuestas ante ti en esta página. "Ven y Ora con Nosotros"

Nosotros te podemos ayudar... Escribenos Si necesitas de ayuda, estas pasando por momentos de crisis o tienes pedidos de Oración, escríbenos a peticiones@tunuevaalegria.com.ve donde gustosamente atenderemos tus peticiones.

Aprende más de DiosAmado Lector(a) de esta página: Ahora tienes la oportunidad de aprender más de la Sagrada Palabra del Señor por medio de nuestros Estudios Bíblicos. Entra y conócelo

 

 

 

Escribenos

 

Deja que su Luz te alumbre

 

Ir a Predicas